Músico, pedagogo, etnomusicólogo y folclorista; nació en Santiago de Cuba el 24 de enero de 1909. En 1918 se traslada para Manzanillo donde su padre, Rafael Inciarte Ruiz, había sido llamado para reorganizar la Banda de dicha ciudad. Comenzó a estudiar música con su progenitor y con el clarinetista Narciso Carmona.
A los 12 años ya tocaba clarinete en una orquesta típica. Al mismo tiempo aprende el oficio de rayador en la imprenta El Arte.
En 1922 comienza a tocar clarinete en la Banda Municipal dirigida por su padre. En 1925 retorna a Santiago de Cuba e integra la Banda de esta ciudad. También tocó en dos orquestas sinfónicas y en otras de música popular. Imparte clases de teoría, solfeo y clarinete.
En 1927 llega a Guantánamo para tocar en la Banda Municipal que vino a dirigir su padre. Posteriormente organiza y dirige orquestas bailables como La Pimienta y La Cristal; y la de Conchita Bravo. Trabajó en las orquestas de los teatros Actualidades y Rialto, esta última dirigida por el excelente músico Pepe Gallart.
Trabajó cuarenta y cinco años con Luis Morlote en la composición de obras de diferentes géneros y estilos. Estas canciones fueron editadas por casas discográficas e interpretadas por famosas orquestas populares cubanas y extranjeras. Su música fue utilizada en varias películas argentinas, mexicanas, españolas, etc.
En 1955 es nombrado Director de la Banda Municipal de Guantánamo. Fue miembro activo del Instituto Cubano de Investigaciones Folclóricas dirigido por Odilio Urfé. Por solicitud de Fernando Ortiz estudia los toques de la tumba francesa y por primera vez se escriben en el pentagrama. Sostuvo amistad con varias personalidades de la cultura cubana como Sindo Garay y sus hijos, Odilio Urfé, Alberto Muguercia, Electo Rossell, Samuel Feijóo, etc. Entre sus composiciones más conocidas están Ojos lindos, Ya para qué, Don Rafa y Todo lo tengo ya.
Trabajó arduamente, hasta lograrlo, en el rescate de la trova tradicional y los carnavales, y en la profesionalización del Changüí y el estudio de este género musical.
Dejó escritos varios folletos sobre pedagogía musical e investigaciones del Changüí, el Son, el Danzón y la Tumba francesa. Fue profesor y subdirector de la escuela de música Luis A. Carbó.
El Ministerio de Cultura le otorgó la Orden Por la Cultura Nacional en 1982 y en 1988 el Consejo de Estado le confiere la medalla Alejo Carpentier. Muere el 3 de septiembre de 1991 en la ciudad de Guantánamo.

Anuncios