El Zoológico de Piedra es el producto de aproximadamente veinte años de trabajo del escultor Ángel Iñigo Blanco (1935), cuya vida estuvo dedicada al cultivo de la tierra y quién solo pudo estudiar hasta quinto grado. La talla en madera y el moldeado de barro y cera, actividad que practicó desde pequeño, lo van a llevar a la ejecución de esculturas de piedra. A mediados de la década del 70 descubrió grandes bloques de roca caliza en alto de Boquerón. A partir de este momento comienza a esculpir en este material. La comprobación de la factibilidad de la obra le permitió realizar las primeras esculturas exentas, que le conducen a la idea genial de tallar las piedras en el sitio en el que éstas se encontraban. En diciembre de 1977 realiza la primera obra escultórica de lo que posteriormente se convertiría en el zoológico de piedra. Recientemente, el hijo: Ángel Iñigo Pérez (1967), se suma a la labor artística del padre concibiendo obras de gran calidad plástica. En la actualidad el museo cuenta con más de 300 piezas del reino animal, y se encuentran allí de todas las latitudes, tamaños y formas, a los que la imaginación del artista ha transportado hasta los hermosos parajes de Yateras.

Anuncios