Etiquetas

, , ,

El céntrico parque José Martí fue en tiempos de la dominación española la Plaza de Armas, lugar donde acampaban y hacían sus ejercicios militares las tropas hispanas, de ahí su nombre. Este terreno fue donado por su propietario Don Pedro Manuel Pérez para la construcción de dicha plaza y dentro de ésta la iglesia, que ya reclamaban los pobladores de la incipiente villa de El Saltadero del Guaso. Con el tiempo lo fueron rodeando de plantas, convirtiéndose en parque para el recreo de las personas que hasta allí acudían. El acceso era escalonado en todo su perímetro, con senderos de piedras que conducían a la iglesia, con bancos de madera y luminarias de aceite. Posteriormente los caminos de piedras fueron sustituidos por paseos de concreto, los jardines se hicieron rectangulares con muros pequeños de piedras y sembrados con flamboyanes, eucaliptos, almendros, entre otros.
Al proclamarse la República, el 20 de mayo de 1920, fueron sembradas 8 palmas reales conjuntamente con la Ceiba, se rodeó con muros y los asientos se hicieron con losas de granito y respaldo de hierro. Donde hoy se encuentra la estatua del patriota Pedro Agustín Pérez existía una glorieta de dos pisos: el inferior destinado a la venta de dulces, helado y juguetes, y el superior era el escenario para las presentaciones de la Banda Municipal.
Cada alcalde electo en la villa, le imprimía a la plaza o parque los cambios que estimaba conveniente, se talaron los árboles, se cambiaban las luminarias, se cambiaron los muros, dividieron los jardines, pavimentaron espacios que eran de tierra.
Uno de los mayores cambios ocurrió en la década del 50 con la construcción de la moderna concha y fuene, con los baños públicos semisoterrados. La estatua del Mayor General Pedro Agustín Pérez se trasladó de lugar y se perfeccionó el diseño de las áreas verdes. En este período se construyó el paseo en forma de pista con un área o isla central y el acceso se orientó a través de las pérgolas que existen en la actualidad.

Anuncios