Etiquetas

, ,

04- Los monitongosLos monitongos son propios de Guantánamo, únicos de esta región, yerguen en los límites de los municipios de Niceto Pérez y Caimanera. Se  ubican como reserva ecológica dentro del Parque Nacional Sierra Maestra.
La definición de monitongos se aplica en Cuba a formas naturales del relieve que presentan inusitadas configuraciones reconocidas por su belleza escultural, y porque semejan  diferentes figuras del mundo animado e inanimado: piense en extrañas prominencias, peñascos abruptos, esculturas semejantes a objetos diversos, a veces como sombreros de hongo, o como achatadas cúpulas, tortas, ídolos primitivos, tortugas, locomotoras de un tren, y otros. Los monitongos son formaciones geológicas constituidas hace más de 50 millones de años, pertenecen a la formación camarones, fueron creadas en condiciones marinas espirogénicas como lo indican los escasos fósiles, el tipo de estratificación o el cemento, en ocasiones carbonatados. [Campoy y Lemes, 1990]. Las extrañas formas de estos cerros se han originado por consecuencia del intemperismo que ablanda sus rocas, por la erosión fluvial y por el viento, factores que destruyen el conglomerado. El proceso de origen de los monitongos es complejo,  el relieve constituye un sistema de alturas petrogénicas (erosión sobre las rocas). Estas alturas pueden alcanzar hasta 181 m sobre el nivel del mar y estar separadas por valles tectónicos fluviales en forma de V. En su parte superior no existe cobertura vegetal y sobre ellos se desarrolla una vegetación xerófita, conformada por una inmensa población de melocactus que se desarrolla en forma de anillos (especie endémica con carácter local Melocactus var evae). En la parte baja (valles) aparece un suelo pardo con carbonato cubierto por un bosque siempre verde micrófilo bastante conservado, donde aparecen alrededor de 40 especies vegetales, muchas de ellas endémicas, y especies de madera muy dura y de gran valor.
La fauna que habita  en  los Monitongos agrupa gran variedad de aves, algunos reptiles, jutías, venados y otros mamíferos que se protegen en las cuevas y oquedades que abundan en la zona.
Estos  promontorios grises, de nombre singular y   atractivos únicos  para cubanos y extranjeros, sólo son comparables a peñascos existentes en algunas zonas de África, como los morros angolanos de Tongo en  Kwanza Sur. Tienen grado de protección ambiental Valor I, atípicos y exóticos, provocan una contemplación  bella y llamativa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios